Pilares del Islam

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.
 
Atestiguo que no hay nadie digno de adoración sino Allah, y atestiguo que Muhammad es su profeta y mensajero y el sello de los profetas. Que las bendiciones de Allah estén con su Mensajero, sus compañeros y sus seguidores hasta el día de la resurrección. Todas las alabanzas sean para Allah y suya es la perfección, nos atribuimos todos los errores que este articulo pueda contener.
 
 
 
Los Cinco Pilares del Islam
 
Los Cinco Pilares del Islam constituyen el marco de la vida musulmana.
 
El profeta Muhammad (que Allah le dé su paz y bendiciones) dijo: “Islam se basa en cinco principios:
 
 
1- Dar testimonio de que no hay deidad (con el debido derecho de ser adorado) sino  Allah y que Muhammad es el mensajero de Allah.
2- Ofrecer las  oraciones (obligatorias en congregación) obedientemente y perfectamente.
3- Pagar el Zakat (es decir la caridad obligatoria).
4- Observar  el ayuno durante el mes del Ramadán.
5- Realizar el Hayy. (Es decir peregrinación a La Meca).”
 
                                                                              (Shahih Bukhari, libro 2, cap.1, narrado por Ibn ‘Umar)
 
 

Testimonio de Fe (Shahadah)

Por la gracia de Allah, Él ha hecho su religión abierta para todo aquel que desee entrar en ella. Para abrazar el Islam, no hay necesidad de clero, ni de bautismo, ni de ninguna ceremonia especial, de hecho el acto que nos convierte en musulmán es una simple declaración de fe.

Para dicho testimonio de fe solo debemos decir: “Atestiguo que no hay nadie digno de adoración excepto Allah, y atestiguo que Muhammad es el mensajero de Allah.”

Tras afirmar este testimonio uno entra en una hermosa hermandad que se extiende desde los tiempos de Adán, hasta los últimos días de esta tierra.

Uno se vuelve musulmán al proclamar el testimonio de fe; de todas formas hay un número de condiciones para la solidez del testimonio.

La primera condición es el conocimiento, se debe tener el conocimiento básico de lo que significa el testimonio de fe. Uno debe entender lo que está afirmando y lo que está negando, un testimonio acerca de algo de lo que no se tiene conocimiento es inaceptable, Allah dice:

 

“Excepto, aquellos que atestiguan la verdad y saben”

(Qur’an 43:86)

 

Por lo cual saber, entender y creer que sólo Allah tiene derecho de ser adorado es la condición principal para que el testimonio sea aceptado.
La segunda condición es la certeza, lo opuesto a la duda. De hecho en el islam cualquier clase de duda concerniente a cualquier cosa confirmada en el Qur’an o en la Sunnah es considerado como incredulidad. Uno debe tener en su corazón a certeza total de lo que está testificando.
 
La tercera condición es la aceptación, el conocimiento y la certeza deben estar seguidos por la aceptación, con la lengua y el corazón. Esta condición también significa que los musulmanes creen en todo lo que está declarado en el Qur’an o por el Profeta (que Allah le dé su paz), esto significa que no se puede elegir en que creer y que negar. Allah dijo:
 
“¿Es que vais a creer en una parte del Libro y en otra no? El pago de los que de vosotros hagan eso será, en esta vida, la humillación, y en el Día del Levantamiento se les someterá al más severo castigo. Allah no está inadvertido de lo que hacen.”  (Qur’an  2:85)
 
Allah también dijo: “No corresponde a ningún creyente ni a ninguna creyente elegir cuando Allah y Su mensajero han decidido algún asunto. Quien desobedezca a Allah y a Su mensajero, se habrá extraviado en un extravío indudable.”  (Qur’an 33:36)
 
La cuarta condición es la sumisión y conformidad, esto implica la promulgación física por obras. Este es uno de los principales significados del islam “la sumisión a la voluntad y mandamientos de Allah”
 
La quinta condición es la veracidad, opuesta a la hipocresía y deshonestidad. Cuando uno proclama el testimonio de fe, debe hacerlo creyendo honestamente en ello.
 
La sexta condición es la pureza, hacer el testimonio por la causa de Allah y no por nadie más.
 
La séptima condición es el amor por el testimonio, por lo que está declarando, y por todos los que actúan en base a este testimonio.
 
Finalmente el testimonio no debe ser hecho obligatoriamente en árabe, pero si debe ser entendido y aceptado de corazón por quien lo está haciendo.
 
Es importante destacar que una persona no puede pronunciar el testimonio de fe por obligación, fuerza o coacción; Allah dice:
 
“No cabe coacción en la religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts y cree en Allah, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Allah todo lo oye, todo lo sabe.” (Qur’an 2:256)
 
 
Las oraciones (Salat)
 
Ofrecer cinco rezos diarios en una obligación (fard) para todo musulmán adulto, Allah dice:
 
“(..)El  salat se ha prescrito para los creyentes en tiempos determinados” ( Qur’an 4:103)
 
El salat nos conecta directamente con Allah, significa tornarnos solamente hacia Él en todos los aspectos de nuestras vidas.
El salat nos otorga disciplina, constancia, purifica nuestros corazones e intenciones de cualquier mal, Allah dijo:
 
“Verdaderamente el salat impide (al creyente) de cometer actos malos e indecentes” ( Qur’an 29:45)
 
Al pararnos frente a  Allah, limpios, con nuestros corazones purificados, con humildad y deseo de adorar a nuestro Señor, la oración se vuelve un intercambio efectivo, Allah escucha nuestras oraciones:
 
“Y tu señor dice: invocadme y os escucharé” ( Qur’an 40:60)
 
Las cinco oraciones obligatorias que todo musulmán debe realizar a diario son:
  • Fajr (antes del amanecer)-Dhuhur (luego del cenit)-Asr (a media tarde)-Maghrib (luego del anochecer)-Isha (por la noche).
Pagar el Zakat
 
 Allah ha ordenado que entre los musulmanes exista el Zakat (caridad) que se quita de los ricos y se da a los pobres.
 
“Exígeles que den dádivas de sus riquezas y con ellos los limpiarás y los purificarás. Y pide por ellos, pues realmente tus oraciones son para ellos una garantía. Y Allah es Quien oye y Quien sabe” (Qur’an 9:103)
 
El Zakat purifica y limpia las riquezas, así como purifica el alma de la avaricia. Magnifica el amor entre los ricos y los pobres, quita el odio, y hace que prevalezca la seguridad así como también brinda a la Ummah (hermandad Musulmana) felicidad.
 
 
Allah ha hecho el pago del Zakat (caridad) obligatorio sobre todos los que posean nisaab (cantidad mínima) por un año. El porcentaje de Zakat en oro, plata, u otros materiales es un cuarto del diez por ciento. En productos agrícolas  la cantidad es de uno a diez si es irrigado artificialmente, y la mitad de uno a diez si no es irrigado artificialmente. Concerniente a animales. An’aam (como borregos, ganado, cabras, camellos) los detalles son explicados en los libros de fiqh (shariah o leyes Islámicas basadas en el Corán y la Sunnah). A quien paga el Zakat, Allah expía sus pecados y bendice su riqueza, y guarda para él una gran recompensa.
 
“Estableced el salat y entregad el zakat; y todo el bien que adelantéis en beneficio de vuestras almas, lo encontraréis junto a Allah; es verdad que Allah ve lo que hacéis” (Qur’an 2:110)
 
 
El ayuno durante Ramadán
 
Ayunar quiere decir abstenerse, de las cosas que rompen el ayuno, como comida, bebida y relaciones sexuales, desde el amanecer hasta el anochecer.
 
La relación entre la paciencia y la fe es tan estrecha como la unión de la cabeza con el cuerpo. Allah  ordena a la Ummah (hermandad Musulmana) ayunar durante un mes al año, para obtener una unión más cercana con ÉL, para alejar lo  que Allah nos ha prohibido, para acostumbrarnos a ser pacientes, para mantener nuestro ser en control, para competir en la generosidad así como también para demostrar la cooperación y compasión mutua.
 
“! Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron! Ojalá tengáis temor (de Allah)!”(Qur’an 2:183)
 
El mes de Ramadán es un gran mes, es el mes en el que Allah (SWT) reveló el Qur’an al Profeta Muhammad (PBSE) a través  del ángel Gabriel. Durante este mes todas las buenas acciones, los actos de caridad, los actos de adoración se multiplican. Durante la Laylat al –Qadr (La noche del decreto) es mejor que en mil meses. Las puertas del Paraíso están abiertas y las puertas del Infierno están cerradas, y los shayaateen (diablos) están amarrados. Allah (SWT) ordena como obligatorio a todos los adultos en plena facultad ayunar durante el mes de Ramadán, igual para mujer y para hombre.
 
“En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas clara de la Guía y del discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días) y que proclaméis la grandeza de Allah por haberos guiado. ! Ojalá seáis agradecidos!”
(Qur’an 2:185)
 
Hay una gran recompensa con Allah por nuestro ayuno. El Profeta (que Allah le de su paz) nos dice:
 
 “Cada acción del hijo de Adan es multiplicada, cada buena acción de la cual se recibirían 10 hasanat (recompensas o bendiciones) se multiplicara a 700. Allah (SWT) nos dice “El que ayune por mí, y se prive de comida y placer por mí, recibirá una gran recompensa” (narrado por Muslim, al-Siyaam)
 
 
Hayy (peregrinación)
 
Allah dió a los Musulmanes una Qiblah (dirección para realizar la oración). En cada salat (oración) o du’aa (súplica) deben de dirigirse hacia la Qiblah. Esta Qiblah (dirección) es la Casa Antigua (La Ka’bah) en Mekkah al – Mukarramah (la meca) .
 
“En cualquier dirección por la que salgas, vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable. Esta es la verdad procedente de tu Señor. Allah no está inadvertido de lo que hacéis.”
(Qur’an 2:144) 
 
 
Ya que los musulmanes se encuentran esparcidos por el mundo, Islam llama a las personas a unirse, a conocerse, así como los llama a cooperar dentro del bien y la piedad, recomendad unos a los otros hacia la verdad, llamar a las personas hacia Allah y venerarlo. Allah hace obligatorio sobre cada musulmán adulto sea mujer u hombre en pleno uso de su facultad visitar Su Antigua Casa, realizar las circunvalaciones, y realizar los rituales del Hayy (peregrinación) que han sido explicados por Allah (exaltado sea)  y su Mensajero Muhammad (que las bendiciones de Allah sean con él).

“En ella hay signos claros: La estación de Ibrahim; quien entre en ella, estará a salvo. Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo. Y quien se niegue… ciertamente Allah es Rico con respecto a todas las criaturas.”

(Qur’an  3:97)

“La Peregrinación debe hacerse dentro de meses determinados; el que, dentro de este periodo de tiempo, se comprometa a peregrinar, deberá abstenerse, mientras dure la Peregrinación, de tener trato sexual, de transgredir  y de disputar. El bien que hagáis, Allah lo conoce. Y llevad provisiones, aunque la mejor provisión es el temor (de Allah). Así pues guardaos, vosotros que entendéis la esencia de las cosas.”(Qur’an 2:197)

Si el Musulmán realiza el Hajj (peregrinación) correctamente, en la manera prescrita, sinceramente y ofreciéndoselo  solamente a Allah (exaltado sea). Todos sus pecados se expiarán. El Profeta Muhammad (que la paz y bendiciones de Allah sean con él) nos dice:

 

 “Quien realice Hayy por la voluntad de Allah, no tiene relaciones sexuales, o comete algún pecado, regresará como el día en que su madre lo dio a luz” (Narrado por Bukhaari, no. 15210).