Articulos


SOBRE EXTREMISMO II

 

 

SOBRE EXTREMISMO

 


Respuesta de un musulmán a los 25.000 manifestantes anti Islam en Dresden

Posted by on Ene 31, 2015 in Articulos | 0 comments

Respuesta de un musulmán a los 25.000 manifestantes anti Islam en Dresden

By Rabah Kherbane

Dear 25,000 anti-Islam protesters from Dresden and Pegida

I hear that thousands have gone against my religion. Last week, and last month. They have marched against immigrants, foreigners, and anyone with a darker tone. I will not express comparisons with Nazi Germany. I will not call them fanatics, I will not insult them. But we certainly have a problem.

They have marched with banners alleging that their city is full of Muslims. However 0.1% of Dresden is Muslim. They have marched on the grounds that immigrants are crowding their schools by having their children travel miles to get an education. However 2.5% of Dresden was born abroad.

They claim that Germany is being invaded by Muslims. However only 5% of the Germans are Muslim.

They march “against the Islamization of the West.” However, after a century of two World Wars, the process of decolonization, countless civil conflicts, foreign intervention, globalization, and more displacement, Muslims remain a marginalized minority in Europe. Less than 6%. A rather failed colonization process, right?

They have marched against refugees and asylum seekers, claiming that Germany is their objective to seek benefits and social security. However according to the UNHCR, there are more than 51.2 million refugees in the world. Germany is home to less than 0.01% of them. Is that asking too much? Is such a humanitarian obligation too great for the 1951 Refugee Convention that your government ratified? Or is it really a punishment, bearing in mind that for example in Lebanon one of four is a Syrian refugee?

Protesters are not alone. In my country, the UK, we have our own anti-immigration party. Ukip won his first seat at Clacton with nothing but anti-immigration rhetoric. However only 4.3% of Clacton are born abroad. In a parliamentary system where each district chooses its representative to express their point of view, there is nothing Ukip can do for the people of Clacton.

Do you see any pattern of behavior? Maybe I should explain. Your type tends to settle where the “problem” does not really exist. Is this then a case of negative perception? Fear of what is unfamiliar? Intolerance in ignorance? Making a scapegoat a lower class? Misinformation of the media?

I’ll work out. London has a 36.2% population born abroad. Relatively, it is 15 times the foreign population in Dresden. A much more varied diversity. Ukip gets the lowest number of votes in London compared to the rest of the country – in all demographic fields, foreign or not. London is a metropolis of brown, black and white people working side by side. We prospered. I saw an atheist today. Guess what? I did not try to convert him or decapitate him for blasphemy; I helped him get off the bus. He was 74 years old.

Makes sense?

Your only perception of Islam is a box in your living room. Prejudices and conflicts of ideas infest the information to which you are exposed. Information that dehumanizes and polarizes anyone but you.

You enjoy the narrative of the far right media about Islam. It makes you feel good. Higher. Best. Barbarian Muslims, we are. We do not respect women, we impose our belief on others.

However, did not you know that Turkey, Indonesia and Bangladesh, all Muslim-majority states, have tended to have more female heads of state than almost any other Western country? Did you know that the Qur’an says explicitly, “It is not permissible to force anyone to believe” [2: 256], and our prophet – may peace be upon him – clarified “whoever strikes a non-Muslim can not smell the fragrance of paradise” .

Did you know that your perverse distortion of my religion helps terrorists? Did you know that you and the terrorists agree on what seems to be an integral part of your identity: that Islam is violent? Did you know that you even use the same methodology to proclaim this; Using a verse out of context and avoiding any intellectual discourse?

What are Muslims to you? Arabs? Less than 20% of us are Arabs. Indians and Pakistanis? Again, less than 20%. Turks? Less than 5%. Nothing else? That’s more than half of us that you can not identify.

You assume our identity according to our race. Is not it disappointing to you that such a way of seeing the world is shared by so many people? Does not it show a perspective so restricted to prejudices? Is it not likely to lead to ignorant conjectures and offenses to what we do not know?

What then happens to the German Muslim? I wonder. Do you excuse yourself for being white? Or is he declared a traitor and away? Is it difficult to choose between racism and a compatriot? Do not choose any. Choose education. Tolerance. Goodness.

Separate yourself from the vicious circle of the extreme right-wing media (who are unfamiliar with foreigners) and feed the extreme right-wing population (who is unfamiliar with foreigners) with what they should think of foreigners.

I ask you, have you ever met a Muslim? “Found” is not synonymous with shouting some insult or stabbing him inside or outside his house. No, have you ever sat down with a Muslim? Talked to a Muslim? Worked with a Muslim?

You should. At an airport perhaps, where it is 42 times more likely to be reviewed, then be declared safe for human interaction.

Sincerely, an ordinary Muslim (not of the television)

Translated from an article in huffingtonpost.co.uk

Charlie Hebdo y la hipocresía de los lápices

Posted by on Ene 31, 2015 in Articulos | 0 comments

Charlie Hebdo y la hipocresía de los lápices

Fue el dibujante del Herald Sun Mark Knight quien fue la última gota que derramara el vaso.

Para ser justo, él no fue enteramente el responsable. Si no fuese por toda la locura que le precedió, probablemente hubiese tomado su dibujo como otra atrocidad del Herald Sun, otra pieza más de la locura de Murdoch para ser burlada en lugar de disparar ira. Pero el contexto es todo. Y luego de días de cháchara santurrona acerca de la libertad de expresión y los valores de la Iluminación de la civilización occidental, el suyo fue más que un dibujo de lápiz de guerra.

Este dibujo muestra dos hombres – enmascarados y terroristas árabes armados (¿existe otro tipo de árabe?)- con una lluvia de objetos tipo bomba cayendo sobre sus cabezas. Sólo que las bombas no son bombas. Son lapiceras, lápices y plumas. ¿Entiendes? De cara a una ideología medieval que solo entiende el lenguaje del revólver, Occidente – el heroico occidente inspirado por la Iluminación – responde afirmando su compromiso a resistir el barbarismo con las armas ideológicas y la libertad de expresión.

Es una emocionante narrativa repetida ad nauseam en periódicos a través del globo. Se han llenado de representaciones de lápices quebrados a los cuales se les saca punta de nuevo para luchar otro día, o editoriales declarando que venceremos el terrorismo al negarnos a dejar de burlarnos del Islam.

Ya llegó la hora de decir que son mentiras. El dibujo de Knight dejó su punto bien claro, pero cada imagen que invocó la idea que la cultura occidental podría y se defendería a sí misma del extremismo islámico librando una batalla de ideas demostró la misma amnesia histórica y política.

La realidad no podría estar más alejada de esta narrativa ridícula.

En la última década y media los Estados Unidos, respaldados en distintos grados por gobiernos de otros países occidentales, ha hecho llover la violencia y destrucción en el mundo árabe y musulmán con una ferocidad que tiene pocos paralelos en la historia de la guerra moderna.

No fueron lápices y lapiceras –mucho menos ideas- que dejaron a Iraq, Gaza, Afganistán destruidos y cientos de miles de seres humanos muertos. No doce. Cientos de miles. Todos con historias, con vidas, con familias. Decenas de millones han perdido amigos, familiares, hogares y han visto a su país desgarrado.

A las víctimas de la ocupación militar; a la gente en las casas que tuvieron que soportar el impacto del bombardeo “shock and awe” (conmociona y aterroriza) en Iraq; a aquellos cuyos cuerpos fueron desfigurados por el fósforo blanco y uranio empobrecido; a los padres de los niños que desaparecieron en las celdas de tortura de Abu Ghraib; a todos ellos – ¿qué más que una cruel burla es la aseveración que la “civilización” occidental pelea sus guerras con el lápiz y no la espada?

pen weapon1

Y esto es solo lo que nos concierne en esta última vuelta de atrocidades. Es incluso no considerar el siglo o más de siglo de políticas coloniales occidentales que a través de sangre y hierro han confinado a todos excepto unos pocos de la población del mundo árabe a la pobreza y desesperanza.

Es incluso no mencionar el brutal dominio del colonialismo francés en Argelia, y el estar listos para asesinar cientos de miles de argelinos e incluso cientos de ciudadanos franco argelinos en sus esfuerzos de mantener los restos del imperio. Es dejar de lado la continua pobreza, el dejar en guetos y la persecución que sufre la población musulmana de Francia, que es mayoritariamente de origen Argelino.

La historia de la relación occidental con el mundo musulmán – una historia de colonialismo, imperialismo, ocupación, subyugación y guerra – grita en protesta en contra de la singular idea que los “valores occidentales” conllevan el rechazo a la violencia y el terror como herramientas políticas.

Por supuesto que el lápiz ha cumplido su rol también. Los lápices que han firmado los interminables “Patriot Acts” (Actos Patrióticos), leyes anti terrorismo y propuestas de ley que han consolidado el hostigamiento policial y han restringido los derechos civiles. Los lápices de editores de periódicos que suscitan vueltas y vueltas de histeria, incitando prejuicios anti musulmanes y haciendo a la gente extranjera en su propio país. Pero los lápices de los editores de periódicos no fueron fuertes por virtud de su sensatez o razonamiento, pero en tanto que fueron sirvientes de los poderosos y sus armas.

El considerar este contexto no solo expone la hipocresía de aquellos que crean la narrativa de un occidente iluminado defendiendo la libertad de expresión, también señala la previsibilidad e inevitabilidad de actos horribles de terrorismo en respuesta. Por supuesto que nunca sabremos que pasaba por las mentes de tres hombres que llevaron a cabo esta última atrocidad. Pero es la cumbre de una actitud filistea[1] en cuanto a la historia ignorando el contexto – tanto el reciente como el lejano – en los cuales estos ataques se llevaron a cabo.

La idea que la indignación e ira musulmana en respuesta a la malvada representación de sus iconos religiosos puede ser evaluada separadamente de la persecución de musulmanes en occidente y la invasión y ocupación de países musulmanes es el producto de una completa incapacidad de empatizar con la experiencia sostenida y sistémica de opresión.

Lo que es extraordinario, incluso cuando la más rápida consideración de la historia reciente se toma en cuenta, no es que este horrible incidente haya ocurrido, sino que tales eventos no pasen más seguido. Es un gran testamento al perdurable humanismo de la población mundial musulmana que sólo una pequeña minoría recurre a dichos actos de cara a una provocación sin fin.

En estos próximos días, un ya cansado y agotador teatro de lo absurdo continuará su función de actos inevitables. Los políticos occidentales que encierran a sus propios disidentes y miden cada movimiento de sus ciudadanos seguirán alabando versos sobre la libertad de pensamiento. Los líderes musulmanes de todos los matices continuaran denunciando un terrorismo que no tiene nada que ver con ellos, y ellos mismos serán denunciados por no hacerlo más a menudo o más vigorosamente. La derecha atacará a la izquierda como simpatizantes del extremismo islámico, y demandarán que repitamos sin fin una obvia verdad que los periodistas no deben ser matados por expresar sus opiniones. También demandarán que aceptemos que los occidentales blancos, no los musulmanes, son las victimas verdaderas de este último drama político.

Mientras tanto, los musulmanes en occidente, si se animan a caminar en las calles, lo harán con miedo de las represalias inevitables. Y no será de lápices que tendrán miedo.

Traducido de un artículo en redflag.org.au

[1] Se le llama a la actitud que demuestra escaso conocimiento, espíritu vulgar y poca sensibilidad artística o literaria.

Pilares del Islam

Posted by on Nov 18, 2014 in Articulos | 0 comments

Pilares del Islam
En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.
 
Atestiguo que no hay nadie digno de adoración sino Allah, y atestiguo que Muhammad es su profeta y mensajero y el sello de los profetas. Que las bendiciones de Allah estén con su Mensajero, sus compañeros y sus seguidores hasta el día de la resurrección. Todas las alabanzas sean para Allah y suya es la perfección, nos atribuimos todos los errores que este articulo pueda contener.
 
 
 
Los Cinco Pilares del Islam
 
Los Cinco Pilares del Islam constituyen el marco de la vida musulmana.
 
El profeta Muhammad (que Allah le dé su paz y bendiciones) dijo: “Islam se basa en cinco principios:
 
 
1- Dar testimonio de que no hay deidad (con el debido derecho de ser adorado) sino  Allah y que Muhammad es el mensajero de Allah.
2- Ofrecer las  oraciones (obligatorias en congregación) obedientemente y perfectamente.
3- Pagar el Zakat (es decir la caridad obligatoria).
4- Observar  el ayuno durante el mes del Ramadán.
5- Realizar el Hayy. (Es decir peregrinación a La Meca).”
 
                                                                              (Shahih Bukhari, libro 2, cap.1, narrado por Ibn ‘Umar)
 
 

Testimonio de Fe (Shahadah)

Por la gracia de Allah, Él ha hecho su religión abierta para todo aquel que desee entrar en ella. Para abrazar el Islam, no hay necesidad de clero, ni de bautismo, ni de ninguna ceremonia especial, de hecho el acto que nos convierte en musulmán es una simple declaración de fe.

Para dicho testimonio de fe solo debemos decir: “Atestiguo que no hay nadie digno de adoración excepto Allah, y atestiguo que Muhammad es el mensajero de Allah.”

Tras afirmar este testimonio uno entra en una hermosa hermandad que se extiende desde los tiempos de Adán, hasta los últimos días de esta tierra.

Uno se vuelve musulmán al proclamar el testimonio de fe; de todas formas hay un número de condiciones para la solidez del testimonio.

La primera condición es el conocimiento, se debe tener el conocimiento básico de lo que significa el testimonio de fe. Uno debe entender lo que está afirmando y lo que está negando, un testimonio acerca de algo de lo que no se tiene conocimiento es inaceptable, Allah dice:

 

“Excepto, aquellos que atestiguan la verdad y saben”

(Qur’an 43:86)

 

Por lo cual saber, entender y creer que sólo Allah tiene derecho de ser adorado es la condición principal para que el testimonio sea aceptado.
La segunda condición es la certeza, lo opuesto a la duda. De hecho en el islam cualquier clase de duda concerniente a cualquier cosa confirmada en el Qur’an o en la Sunnah es considerado como incredulidad. Uno debe tener en su corazón a certeza total de lo que está testificando.
 
La tercera condición es la aceptación, el conocimiento y la certeza deben estar seguidos por la aceptación, con la lengua y el corazón. Esta condición también significa que los musulmanes creen en todo lo que está declarado en el Qur’an o por el Profeta (que Allah le dé su paz), esto significa que no se puede elegir en que creer y que negar. Allah dijo:
 
“¿Es que vais a creer en una parte del Libro y en otra no? El pago de los que de vosotros hagan eso será, en esta vida, la humillación, y en el Día del Levantamiento se les someterá al más severo castigo. Allah no está inadvertido de lo que hacen.”  (Qur’an  2:85)
 
Allah también dijo: “No corresponde a ningún creyente ni a ninguna creyente elegir cuando Allah y Su mensajero han decidido algún asunto. Quien desobedezca a Allah y a Su mensajero, se habrá extraviado en un extravío indudable.”  (Qur’an 33:36)
 
La cuarta condición es la sumisión y conformidad, esto implica la promulgación física por obras. Este es uno de los principales significados del islam “la sumisión a la voluntad y mandamientos de Allah”
 
La quinta condición es la veracidad, opuesta a la hipocresía y deshonestidad. Cuando uno proclama el testimonio de fe, debe hacerlo creyendo honestamente en ello.
 
La sexta condición es la pureza, hacer el testimonio por la causa de Allah y no por nadie más.
 
La séptima condición es el amor por el testimonio, por lo que está declarando, y por todos los que actúan en base a este testimonio.
 
Finalmente el testimonio no debe ser hecho obligatoriamente en árabe, pero si debe ser entendido y aceptado de corazón por quien lo está haciendo.
 
Es importante destacar que una persona no puede pronunciar el testimonio de fe por obligación, fuerza o coacción; Allah dice:
 
“No cabe coacción en la religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts y cree en Allah, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Allah todo lo oye, todo lo sabe.” (Qur’an 2:256)
 
 
Las oraciones (Salat)
 
Ofrecer cinco rezos diarios en una obligación (fard) para todo musulmán adulto, Allah dice:
 
“(..)El  salat se ha prescrito para los creyentes en tiempos determinados” ( Qur’an 4:103)
 
El salat nos conecta directamente con Allah, significa tornarnos solamente hacia Él en todos los aspectos de nuestras vidas.
El salat nos otorga disciplina, constancia, purifica nuestros corazones e intenciones de cualquier mal, Allah dijo:
 
“Verdaderamente el salat impide (al creyente) de cometer actos malos e indecentes” ( Qur’an 29:45)
 
Al pararnos frente a  Allah, limpios, con nuestros corazones purificados, con humildad y deseo de adorar a nuestro Señor, la oración se vuelve un intercambio efectivo, Allah escucha nuestras oraciones:
 
“Y tu señor dice: invocadme y os escucharé” ( Qur’an 40:60)
 
Las cinco oraciones obligatorias que todo musulmán debe realizar a diario son:
  • Fajr (antes del amanecer)-Dhuhur (luego del cenit)-Asr (a media tarde)-Maghrib (luego del anochecer)-Isha (por la noche).
Pagar el Zakat
 
 Allah ha ordenado que entre los musulmanes exista el Zakat (caridad) que se quita de los ricos y se da a los pobres.
 
“Exígeles que den dádivas de sus riquezas y con ellos los limpiarás y los purificarás. Y pide por ellos, pues realmente tus oraciones son para ellos una garantía. Y Allah es Quien oye y Quien sabe” (Qur’an 9:103)
 
El Zakat purifica y limpia las riquezas, así como purifica el alma de la avaricia. Magnifica el amor entre los ricos y los pobres, quita el odio, y hace que prevalezca la seguridad así como también brinda a la Ummah (hermandad Musulmana) felicidad.
 
 
Allah ha hecho el pago del Zakat (caridad) obligatorio sobre todos los que posean nisaab (cantidad mínima) por un año. El porcentaje de Zakat en oro, plata, u otros materiales es un cuarto del diez por ciento. En productos agrícolas  la cantidad es de uno a diez si es irrigado artificialmente, y la mitad de uno a diez si no es irrigado artificialmente. Concerniente a animales. An’aam (como borregos, ganado, cabras, camellos) los detalles son explicados en los libros de fiqh (shariah o leyes Islámicas basadas en el Corán y la Sunnah). A quien paga el Zakat, Allah expía sus pecados y bendice su riqueza, y guarda para él una gran recompensa.
 
“Estableced el salat y entregad el zakat; y todo el bien que adelantéis en beneficio de vuestras almas, lo encontraréis junto a Allah; es verdad que Allah ve lo que hacéis” (Qur’an 2:110)
 
 
El ayuno durante Ramadán
 
Ayunar quiere decir abstenerse, de las cosas que rompen el ayuno, como comida, bebida y relaciones sexuales, desde el amanecer hasta el anochecer.
 
La relación entre la paciencia y la fe es tan estrecha como la unión de la cabeza con el cuerpo. Allah  ordena a la Ummah (hermandad Musulmana) ayunar durante un mes al año, para obtener una unión más cercana con ÉL, para alejar lo  que Allah nos ha prohibido, para acostumbrarnos a ser pacientes, para mantener nuestro ser en control, para competir en la generosidad así como también para demostrar la cooperación y compasión mutua.
 
“! Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron! Ojalá tengáis temor (de Allah)!”(Qur’an 2:183)
 
El mes de Ramadán es un gran mes, es el mes en el que Allah (SWT) reveló el Qur’an al Profeta Muhammad (PBSE) a través  del ángel Gabriel. Durante este mes todas las buenas acciones, los actos de caridad, los actos de adoración se multiplican. Durante la Laylat al –Qadr (La noche del decreto) es mejor que en mil meses. Las puertas del Paraíso están abiertas y las puertas del Infierno están cerradas, y los shayaateen (diablos) están amarrados. Allah (SWT) ordena como obligatorio a todos los adultos en plena facultad ayunar durante el mes de Ramadán, igual para mujer y para hombre.
 
“En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas clara de la Guía y del discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días) y que proclaméis la grandeza de Allah por haberos guiado. ! Ojalá seáis agradecidos!”
(Qur’an 2:185)
 
Hay una gran recompensa con Allah por nuestro ayuno. El Profeta (que Allah le de su paz) nos dice:
 
 “Cada acción del hijo de Adan es multiplicada, cada buena acción de la cual se recibirían 10 hasanat (recompensas o bendiciones) se multiplicara a 700. Allah (SWT) nos dice “El que ayune por mí, y se prive de comida y placer por mí, recibirá una gran recompensa” (narrado por Muslim, al-Siyaam)
 
 
Hayy (peregrinación)
 
Allah dió a los Musulmanes una Qiblah (dirección para realizar la oración). En cada salat (oración) o du’aa (súplica) deben de dirigirse hacia la Qiblah. Esta Qiblah (dirección) es la Casa Antigua (La Ka’bah) en Mekkah al – Mukarramah (la meca) .
 
“En cualquier dirección por la que salgas, vuelve tu rostro hacia la Mezquita Inviolable. Esta es la verdad procedente de tu Señor. Allah no está inadvertido de lo que hacéis.”
(Qur’an 2:144) 
 
 
Ya que los musulmanes se encuentran esparcidos por el mundo, Islam llama a las personas a unirse, a conocerse, así como los llama a cooperar dentro del bien y la piedad, recomendad unos a los otros hacia la verdad, llamar a las personas hacia Allah y venerarlo. Allah hace obligatorio sobre cada musulmán adulto sea mujer u hombre en pleno uso de su facultad visitar Su Antigua Casa, realizar las circunvalaciones, y realizar los rituales del Hayy (peregrinación) que han sido explicados por Allah (exaltado sea)  y su Mensajero Muhammad (que las bendiciones de Allah sean con él).

“En ella hay signos claros: La estación de Ibrahim; quien entre en ella, estará a salvo. Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo. Y quien se niegue… ciertamente Allah es Rico con respecto a todas las criaturas.”

(Qur’an  3:97)

“La Peregrinación debe hacerse dentro de meses determinados; el que, dentro de este periodo de tiempo, se comprometa a peregrinar, deberá abstenerse, mientras dure la Peregrinación, de tener trato sexual, de transgredir  y de disputar. El bien que hagáis, Allah lo conoce. Y llevad provisiones, aunque la mejor provisión es el temor (de Allah). Así pues guardaos, vosotros que entendéis la esencia de las cosas.”(Qur’an 2:197)

Si el Musulmán realiza el Hajj (peregrinación) correctamente, en la manera prescrita, sinceramente y ofreciéndoselo  solamente a Allah (exaltado sea). Todos sus pecados se expiarán. El Profeta Muhammad (que la paz y bendiciones de Allah sean con él) nos dice:

 

 “Quien realice Hayy por la voluntad de Allah, no tiene relaciones sexuales, o comete algún pecado, regresará como el día en que su madre lo dio a luz” (Narrado por Bukhaari, no. 15210).

¿Qué es el Islam?

Posted by on Nov 15, 2014 in Articulos | 0 comments

¿Qué es el Islam?

Todas las alabanzas sean para Allah, y que la paz y bendiciones de Allah sean sobre su profeta Muhammad, sus compañeros y seguidores hasta el Día de la Resurrección.

¿Qué es el Islam?

Islam es la sumisión al único Dios (en árabe: Allah) y la creencia en su Unicidad (monoteísmo).

Islam no es una religión nueva, ni con un diferente Dios al cual adorar, sino que es la confirmación de lo que los profetas anteriores han predicado a través de sus mensajes “Dios es uno, adoradle sólo a Él”. También al Profeta Muhammad (que Allah le dé su paz y bendiciones) le fue encomendado el mismo mensaje a través de la última guía (Qur’an) que Allah (exaltado sea) reveló al profeta mediante el  ángel Yibríl (Gabriel).

Para entender mejor qué es Islam, debemos retroceder hacia las raíces de la palabra. “Islam” proviene de la raíz árabe ‘s-l-m’ que deriva del verbo ‘aslama’ y significa aceptación o sumisión. También tiene raíces de en la palabra ‘Salam’ que significa Paz. Podemos decir entonces que el Islam es alcanzar la paz mediante la sumisión a Allah (el único Dios digno de adoración, el todo poderoso, creador de todas las cosas).

Quien acepte la unicidad de Allah y someta su voluntad a Él, por medio de la obediencia de sus mandamientos será entonces  ‘Musulmán’. La palabra musulmán proviene del árabe ‘muslim’ cuyo significado es ‘que se somete’, de esta forma, los musulmanes se someten a la voluntad de Allah, le adoran solo a Él, siguen las enseñanzas del profeta Muhammad (que Allah le dé su paz) y viven bajo principios y normas que les permite alcanzar la paz y alcanzar la recompensa en la próxima vida; que Allah (exaltado sea) ha prometido a todos quienes obren rectamente y no asocien a nada ni nadie a Él.

El islam es una religión perfecta y completa,  Allah dice:

“Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia sobre vosotros y he dispuesto que el islam sea vuestra religión”   [Qur’an 5:3]

El islam comprende una serie de actos de adoración de los cuales algunos son físicos, otros verbales y de credo. Estos actos de adoración juegan un papel muy importante a la hora de refinar nuestros modales, purificar nuestras almas, corregir nuestros errores y mantener la integridad y la unidad de la sociedad musulmana.

El islam es una religión para todos ya que es un llamado para toda la humanidad, no para una etnia o raza particular, Allah dice:

“Y no te enviamos oh (Muhammad) si no como albriciador y amonestador para todos los hombres. Pero la mayoría lo ignora”  [Qur’an 34:28]

Allah (exaltado sea) ha ordenado cinco pilares sobre los cuales se construye el Islam:

-Testimonio de fe (shahadah)

-Oraciones obligatorias (salat)

-Caridad obligatoria (zakat)

-Ayuno obligatorio (saum)

-Peregrinación a la Kaaba (Hayy)

 

El profeta Muhammad (que Allah le dé su paz y bendiciones) describió seis aspectos básicos de la fe:

-La creencia en Allah

-La creencia es los ángeles

-La creencia en las escrituras reveladas

-La creencia en los profetas

-La creencia en la vida después de la muerte y en el Día del Juicio final.

-La creencia en el designio divino.

Mediante estos pilares y principios, el Islam es un sistema perfectamente estructurado y completo que permite alcanzar la paz a toda la humanidad. Promueve valores fundamentales de convivencia, otorgando derechos y deberes e incitando a las personas a obtener una recompensa no solo en esta vida, sino también en la próxima.

Estas albricias son para todo aquel que adore solo a Allah, actúe rectamente y siga los mandamientos que ha ordenado en su última revelación (el Qur’an), como también Su último mensajero Muhammad (la paz y bendiciones de Allah sean con él).

Distribuimos folletos y libros en las calles

Posted by on Oct 17, 2014 in Articulos | 0 comments

Distribuimos folletos y libros en las calles

Hemos distribuido miles de folletos acerca del islam en las calles de Montevideo. También hemos enviado miles de libros a todos los rincones del país e incluso fuera del Uruguay.

 

Hemos donado libros a varias instituciones desde el Centro de cultura egipcia a la Biblioteca Nacional. Si formás parte de una organización que le gustaría recibir nuestros libros, ¡ponéte en contacto!

El CCIU en la Universidad Católica

Posted by on Oct 17, 2014 in Articulos | 0 comments

El CCIU en la Universidad Católica

Cada semestre un grupo de estudiantes elabora un trabajo acerca del Islam dentro del marco de estudio de las religiones mundiales que se lleva a cabo en la Universidad Católica.

Hemos ayudado en varias ocasiones a estos grupos en sus trabajos y el secretario del Centro Cultural Islámico del Uruguay (Yafar Chabkinián) ha brindado charlas explicativas en sus aulas.

También hemos colaborado en trabajos audiovisuales de la Universidad de la República y la ORT.

¡Todo estudiante que necesite información acerca del Islam es bienvenido!

Un regalo para cada legislador

Posted by on Oct 17, 2014 in Articulos | 0 comments

Un regalo para cada legislador

El Centro Cultural Islámico del Uruguay fue al Palacio Legislativo y le regaló un paquete de libros acerca del Islam a cada Senador y Diputado.